P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

miércoles, 27 de abril de 2016

Cine


Un muy buen documental sobre el gran ilusionista argentino
de fama internacional...TOTALMENTE RECOMENDADO.


Un filme desparejo. Un guión previsible para una película
esperada que cruza géneros y reconstruye una época compleja
que une dictadura y desaparición de personas, en el dilema moral
no resuelto del protagonista y un entorno de complicidades y personajes
extremos. Darín, cumple. Se destaca, Oscar Martínez.

miércoles, 13 de abril de 2016

3FRADIO



Bien temprano en la radio...



Junto a Mónica Sabatto... una dupla para informar y hacer compañía...

djMosquito viene de Ideas del Sur, de FMVega. Es asesor artístico de la 91.5, la Radio Municipal de Tres de Febrero...y trabajó con todo esmero en la puesta a punto de la emisora...
Allí, junto a Mónica Sabatto y Leonardo Waisman hacemos la primera mañana, desde las 6 AM.
Luego, de 8 a 12, junto a un equipo amplio y diverso, comandado por Alejandro Lischetti, el magazine de la radio.
Marcela Molini, Julieta Correa, Matías Di Martino y Mariano Moreno (además de Horacio y Oscar), son mis flamantes compañeros. Dirige la radio; el locutor de SPN Ale Markman.
LO QUE MAS ME CUESTA ES LEVANTARME A LAS 4 DE LA MADRUGADA...

Olvidados

La luna con gatillo 

Es preciso que nos entendamos.
Yo hablo de algo seguro y de algo posible.
Seguro es que todos coman
y vivan dignamente
y es posible saber algún día
muchas cosas que hoy ignoramos.
Entonces, es necesario que esto cambie.

El carpintero ha hecho esta mesa
verdaderamente perfecta
donde se inclina la niña dorada
y el celeste padre rezonga.
Un ebanista, un albañil,
un herrero, un zapatero,
también saben lo suyo.

El minero baja a la mina,
al fondo de la estrella muerta.
El campesino siembra y siega
la estrella ya resucitada.
Todo sería maravilloso
si cada cual viviera dignamente.

Un poema no es una mesa,
ni un pan,
ni un muro,
ni una silla,
ni una bota.

Con una mesa,
con un pan,
con un muro,
con una silla,
con una bota,
no se puede cambiar el mundo.

Con una carabina,
con un libro,
eso es posible.

¿Comprendéis por qué
el poeta y el soldado
pueden ser una misma cosa?

He marchado detrás de los obreros lúcidos
y no me arrepiento.
Ellos saben lo que quieren
y yo quiero lo que ellos quieren:
la libertad, bien entendida.

El poeta es siempre poeta
pero es bueno que al fin comprenda
de una manera alegre y terrible
cuánto mejor sería para todos
que esto cambiara.

Yo los seguí
y ellos me siguieron.
¡Ahí está la cosa!

Cuando haya que lanzar la pólvora
el hombre lanzará la pólvora.
Cuando haya que lanzar el libro
el hombre lanzará el libro.
De la unión de la pólvora y el libro
puede brotar la rosa más pura.

Digo al pequeño cura
y al ateo de rebotica
y al ensayista,
al neutral,
al solemne
y al frívolo,
al notario y a la corista,
al buen enterrador,
al silencioso vecino del tercero,
a mi amiga que toca el acordeón:
-Mirad la mosca aplastada
bajo la campana de vidrio.

No quiero ser la mosca aplastada.
Tampoco tengo nada que ver con el mono.
No quiero ser abeja.
No quiero ser únicamente cigarra.
Tampoco tengo nada que ver con el mono.
Yo soy un hombre o quiero ser un verdadero hombre
y no quiero ser, jamás,
una mosca aplastada bajo la campana de vidrio.

Ni colmena, ni hormiguero,
no comparéis a los hombres
nada más que con los hombres.

Dadle al hombre todo lo que necesite.
Las pesas para pesar,
las medidas para medir,
el pan ganado altivamente,
la flor del aire,
el dolor auténtico,
la alegría sin una mancha.

Tengo derecho al vino,
al aceite, al Museo,
a la Enciclopedia Británica,
a un lugar en el ómnibus,
a un parque abandonado,
a un muelle,
a una azucena,
a salir,
a quedarme,
a bailar sobre la piel
del Último Hombre Antiguo,
con mi esqueleto nuevo,
cubierto con piel nueva
de hombre flamante.

No puedo cruzarme de brazos
e interrogar ahora al vacío.
Me rodean la indignidad
y el desprecio;
me amenazan la cárcel y el hambre.
¡No me dejaré sobornar!

No. No se puede ser libre enteramente
ni estrictamente digno ahora
cuando el chacal está a la puerta
esperando
que nuestra carne caiga, podrida.

Subiré al cielo,
le pondré gatillo a la luna
y desde arriba fusilaré al mundo,
suavemente,
para que esto cambie de una vez.

RAUL GONZALEZ TUÑON

Puesta en escena...


Dirección y Puesta en Escena en el CENTRO CULTURAL E. S. DISCEPOLO DE MORON. Un taller-curso que recomiendo. Sigue con más y nuevos módulos...

El Taller de Verano concluyó. El proceso interior continúa... Gracias al profesor Marco Alvarez y a mis compañeros de ruta: Any, Maya y Augusto.

Encuentro

viernes, 1 de abril de 2016

Malvinas 34 años después

Juan López y John Ward - El sueño de Jorge Luis Borges


Les tocó en suerte una época extraña.
El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos. Esa división, cara a los cartógrafos, auspiciaba las guerras.
López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer el Quijote.
El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en un aula de la calle Viamonte.
Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.
Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.
Jorge Luis Borges, 1985. El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

Recomendadas



SERIES DE NETFLIX QUE INVITO A NO DEJAR DE VER...

martes, 29 de marzo de 2016

II

Hoja de Otoño


Caes,
y un último destino
-natural y previsible-,
te obliga a completar
el tapiz húmedo de la vereda.

Moradora serás
de una decoración pasajera,
que pocos disfrutan
y todos ven.

Esa alfombra crujiente,
inevitable de pisar y romper
bajo el pie inclemente
-apurado y firme-,
del verdugo citadino
que no es capaz de llevar
un poquito de otoño a su casa;
acariciar una hoja caída,
o esconderla en la soledad
de su bolsillo de lana. 


Gustavo D´Orazio - 2012

domingo, 20 de marzo de 2016

Poesía de otoño I

Cuatro Corazones

Tréboles verdes,
de cuatro hojas,
eran los que buscábamos.

En el jardín de otoño
nuestras blancas manos,
descubrían corazones:
cuatro corazones vegetales,
cuatro corazones verdes,
puramente verdes.

Esto dominó otro tiempo.
Un tiempo que el calendario apresurado
se empecinó en borrar.
Y las manos -entonces- dejaron de hurgar;
los tréboles de crecer
y traer la buena suerte.

¿Habrá que volver a buscar tréboles,
tréboles de cuatro hojas,
de cuatro corazones verdes?.
En el jardín de otoño,
despojado de flores y bañado por un suave rocío,
mamá y yo ya no lo hacemos.

Gustavo D´Orazio

miércoles, 9 de marzo de 2016

lunes, 7 de marzo de 2016

Siglo XXI

Selfie

Busca en la fugaz eternidad
ese plano del  Yo
que sitúa y expone
para satisfacción personal
y observación ajena

Un autorretrato curioso
mudo




Testigo del a veces inútil
y siempre pasajero instante

Del efímero sentido
que une rostro
y espacio
en un tiempo
llamado a perecer

GD - 2016

domingo, 28 de febrero de 2016

Mis recomendaciones

En cine, "En primera plana": un filme comprometido y bien resuelto, con actuaciones convincentes, acerca de un tema espinoso y vigente... Pedofilia en Boston, sacerdotes involucrados, la Iglesia y una sociedad que ocultaba hechos y pruebas...hasta que un diario y el compromiso de un grupo de profesionales sacan a la luz la historia. Para ver y debatir.


En teatro: EL DIARIO DE ADAN Y EVA. UNA OBRA BELLA, SENSIBLE, DELICADA, ACTUADA POR UN ACTOR GIGANTE DE NOMBRE MIGUEL A. SOLA Y UNA PARTENER EXCELENTE...

Vi, hace varios años, la versión que unió a China Zorrilla y Carlos Perciavalle, en un musical delicioso y divertido...


Esta versión-adaptación en más romántica y plástica, conserva el humor y genio de Twain, adosando una mirada amorosa que incendia, serena, abraza, acuna, subyuga y hace lagrimear...




martes, 9 de febrero de 2016

Experiencia. Escritura molar.

S/T


He despedido una nueva parte de mi cuerpo

Hoy por la mañana
Mi muela fracturada
Fue descartada como residuo doméstico
En una prolija bolsa negra

50 años en mí
Conmigo

50 años integrándome
Hasta que un crack
Confirmó
El inevitable deterioro de órganos
Y sistemas corporales

Otra muela menos
Otra porción de mi ser
De mi físico                                  
Que al abandonarme
Grita
Apurate
Que ya no queda tanto tiempo

Ya no queda

GD - 2016

Nota: pese al dolor, la pena, ese día compartí junto a Oddo y Morante un café literario que confirmaba, una vez más, a la poesía como espacio sanador; lástima que del odontólogo no pude salvarme...


Febrero

La interrupción veraniega llega a su fin. El blog me indica que ya fueron varias las semanas en que no actualicé contenidos (recién hoy, homenajeé a la actriz argentina Amelia Bence). Y no porque no sucediera algo relevante. Simplemente sobrevino un descanso -esperado- que materializó la pausa. Una oportuna y ansiada pausa a tanta actividad laboral-profesional, para dejarse ser, flotar, saborear  aromas y paisajes sin prisa; descubrirse vivo y recuperar ganas.


El mar argentino, la cercana costa atlántica, me recibió con sol y mucho tiempo libre para leer, ver cine y escribir “algo”. Un puñado de recuerdos (de otros veranos) aparecieron entre los médanos y fueron muy bien recibidos. Los escritores Fernández Díaz, Lola Arias y la gran Susana Tamaro (excelente su libro “Para siempre”) me hicieron bella compañía. Toninas, Santa Teresita y Costa del Este, establecieron el territorio por donde circuló mi mirada inquieta.


2016, recién va tomando temperatura. Concluyen los carnavales y debo retornar a mis obligaciones. En Tres de Febrero (GBA), en la radio municipal, ahora, como conductor-productor matinal. La Universidad (UAI), esperará unos días. Las reuniones de personal, académicas, serán más adelante. De todos modos, uno ya planifica prácticos y busca bibliografía. La carrera en Artes y Gestión de la Cultura (UNTREF), que me tendrá como alumno, comienza en agosto... así que lenta y progresivamente iré poniéndole combustible al motor.

Un paraíso llamado Costa del Este

Les deseo un nuevo año con paz, salud y trabajo. También amor y viajes. Amistades creativas, tibias, y...
En fin, el calendario venidero nos guiará. A no perder el entusiasmo y los sueños. Ya estoy pensando en lo que deseo encarar. Deberé ser selectivo y prudente. Veré si mi físico, mi espíritu y la agenda cotidiana da paso (o no) a los nuevos deseos culturales, sociales y educativos que me han sostenido (y mucho) a lo largo de mi vida. 
Más allá de lo económico, como un torrente de energía variopinta que me gritaba estás vivo y aún podés. Aún podés cambiar, dar y recibir afecto,… aprender. Emocionarte, pensar, compartir ideas y opiniones. 
Buen ciclo, amigos.

Aquellas estrellas de cine

El cine argentino tuvo su época dorada. Estrellas, vanidades, romanticismo, teléfonos blancos, buenos directores e intérpretes; excelentes guionistas y fotógrafos... En síntesis, hubo industria, público, ambiente cinematográfico y arte; conquistas y fracasos, evolución, despegue y figuras veneradas por la platea... Amelia Bence, que acaba de fallecer con más de cien años, fue una ellas. La televisión, youtube, odeon-por demanda, siguen y seguirán pasando sus películas. Hace muchos años, cuando la TV por cable no existía, los videos menos e internet no había sido anticipada ni por Verne ni Bradbury, ese cine era el que se apreciaba en blanco y negro. Unas historias atractivas, a veces; otras pasteurizadas y edulcoradas, pero siempre fiel reflejo de una estética bien definida: la del cine nacional. Con mi madre y hermano, creo, conocemos todo lo filmado por Bence. Un día de estos volveré a sentarme frente a una pantalla (mi tablet, por ejemplo) y disfrutaré del filme que la bautizó como la poseedora de "los ojos más lindo del mundo"; claro, los de Amelia y... los de María, mi mamá, que aunque no esté ya a mi lado, dirá que sus ojos son como ésos: color del tiempo... y bellos, bellos, como pocos.